Skip to main content

Nature, Sun and sea

CUIDARSE LA PIEL EN VERANO Y PROTEGER EL MEDIOAMBIENTE ES POSIBLE

Canary Islands / No location, December 20, 2019

Hablamos con Sara Jordan, de «Lanzaloe», sobre la necesidad de buscar nuevas maneras de cuidar nuestra piel respetando además el medioambiente cuando llega la temporada de sol

El uso de protección solar resulta imprescindible para defender nuestra piel de los rayos ultravioletas, especialmente en los meses de verano cuando podemos pasar largos periodos de exposición al sol. Aplicarse crema solar es esencial incluso en aquellos días en los que está nublado, ya que, aunque no lo parezca, la radiación también incide en la piel y podemos sufrir quemaduras solares.

Para que las cremas protectoras sean totalmente eficaces hay que seguir las pautas de aplicación que recomiendan los especialistas: elegir un factor de protección que se adapte a nuestro tipo de piel y a la intensidad de los rayos UVA; aplicar la crema con unos 20-30 minutos antes de la exposición al sol y usar el protector solar repetidamente, ya que el agua, el sudor o el roce con la arena, el bañador y la toalla, van eliminándolo. Por ello, hay que aplicarse crema de forma regular.

Precisamente durante el baño, partículas de esta crema solar queda depositada en el fondo del mar en forma de residuos contaminantes para el agua y algunas especies marinas. Un estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) reveló que «estos productos liberan una cantidad importante de sus componentes al mar, los cuales tienen consecuencias ecológicas sobre el ecosistema costero marino». Según Antonio Tovar, investigador del CSIC en el Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados, «los experimentos demuestran que algunos de estos productos tienen efectos tóxicos sobre el fitoplancton marino, los crustáceos, las algas y los peces».

Tal es el impacto ambiental de las cremas solares convencionales en el mar que algunos países ya han prohibido su uso. Es el caso de México. Desde hace años, para acceder a ciertos parajes de la Riviera Maya mexicana como el parque de XCaret, Xichén o Hel-Ha es imprescindible usar un protector solar biodegradable, puesto que los productos que contienen ingredientes nocivos para el medioambiente están prohibidos.

Otros lugares como Hawái o Palaos están estudiando medidas para prohibir el uso de este tipo de cremas. El mes de mayo de 2018, el Parlamento hawaiano aprobó una ley para prohibir la oxibenzona y el octinoxate, dos productos habituales en las cremas solares cuya agresividad con el medioambiente ha sido demostrada. Después de la decisión tomada por el Parlamento hawaiano, el Gobierno de Palaos, un archipiélago del Pacífico occidental, aprobó una ley para restringir la venta y el uso de protectores solares con productos tóxicos para salvaguardar sus barreras de coral. La prohibición entrará en vigor en 2020.

«Los protectores que causan menor impacto medioambiental son los fabricados con partículas no nano». Sara Jordan, técnica de Laboratorio de Lanzaloe

Una manera de contribuir a la reducción de este impacto ambiental es usar protectores solares naturales. «Un protector solar es aquel producto capaz de evitar que los rayos UV solares penetren en nuestra piel. Estos actúan neutralizando la energía de los rayos (protectores químicos) o reflejándola (protectores físicos). Los protectores solares naturales son aquellos que únicamente hacen uso de protectores físicos», explica Sara Jordan, técnica de Laboratorio de Lanzaloe, empresa de cosméticos naturales perteneciente a la Asociación de Fabricantes de Productos de Aloe Vera de Canarias.

Cada fabricante utiliza materias primas diferentes y realiza su propia formulación, detalles a tener en cuenta a la hora de elegir un protector solar que no contamine el agua. «Se debe diferenciar entre los protectores solares fabricados con óxidos con tamaños de nanopartículas y los fabricados con partículas no nano. Debido al pequeño tamaño de las nanopartículas, cuando estas pasan al mar, pueden ser consumidas o absorbidas por la vida marina. Por lo que los protectores que causan menor impacto medioambiental son los fabricados con partículas no nano», afirma Jordan.

Además de favorecer la preservación del medioambiente, los protectores solares naturales tienen otra gran ventaja: «crean una película de protección sobre la piel con efecto rebote de los rayos que inciden sobre ella. De esta manera, los rayos no llegan a penetrar en la dermis».

Aunque la presencia de estos protectores todavía es minoritaria, su uso va en aumento. «Este tipo de cremas son cada vez más demandadas por personas que buscan una alternativa natural, evitando el uso de químicos. Afortunadamente cada vez son más quienes se suman a esta mentalidad», explica Jordan.

Para reforzar la acción del protector solar, la ropa y complementos son de gran ayuda. Usar pantalón largo y camisa, además de gorra y gafas de sol, son algunos gestos básicos para proteger nuestra piel.

This block is broken or missing. You may be missing content or you might need to enable the original module.